El Espinar, San Rafael, Los Ángeles de San Rafael La Estación de El Espinar, Gudillos y Prados
Buscar en nuestro sitio

Rutas y Senderos

Presentación "Paseos y Excursiones por El Espinar"

Objetivo y contenido de esta guía

Esta guía acerca a los visitantes y a los vecinos de El Espinar algunas de las múltiples posibilidades que este municipio les ofrece para pasear, a pie, en bicicleta o a caballo, por sus innumerables caminos.

Se incluyen las siguientes ayudas:

  • Los planos de los cuatro núcleos más importantes que integran el municipio: El Espinar, San Rafael, la Estación de El Espinar y Los Ángeles de San Rafael.
  • Los topónimos principales de cada recorrido.
  • La distancia y la duración aproximada del paseo o excursión a pie.
  • El perfil de altitud de los lugares recorridos.
  • Un mapa con la ruta marcada en línea verde de cada paseo o excursión. Los trayectos en coche se indican en color morado.
  • La descripción detallada de cada itinerario.
  • Otras observaciones de interés.

Principales caminos

Hay varias vías que vertebran el territorio de El Espinar, aparte de las autopistas y carreteras nacionales o comarcales que lo recorren.

Estos ejes son:

  • La pista forestal que une El Espinar y San Rafael por la falda de Aguas Vertientes.
  • El Camino del Ingeniero, que por encima de la anterior pista comienza a la altura de la fuente de la Hiedra, atraviesa toda la ladera sur de Aguas Vertientes y de la sierra de Malagón, y termina en el Recodo, donde confluye con el camino de Peguerinos.
  • El sendero de gran recorrido GR 88, que procedente del collado Hornillo entra en nuestro municipio por Cabeza de Buey, coincide en grandes tramos de su recorrido con la Cañada Real Leonesa, cruza San Rafael y el Baldío, y asciende por las Chufardas hasta el puerto de Pasapán, por donde ingresa en el término municipal de La Losa.
  • El sendero de gran recorrido GR 10, que procedente de Cercedilla entra en nuestro término municipal por el collado de Marichiva y recorre la línea divisoria entre Segovia y Madrid por la cuerda que forman Peña el Águila, la Peñota, el Mostajo, la Peña del Cuervo, Matalafuente y la Sevillana. Sigue por el Alto del León, el cerro Piñonero y Cabeza Líjar, donde abandona nuestro municipio.
  • La Cañada Real Leonesa, que coincide en gran parte de su recorrido con el GR 88. Hay otra cañada con este nombre, la Cañada Real Leonesa Oriental, en el término municipal de Villacastín, en Campo Azálvaro.
  • La Cañada Real Soriana Occidental, que se cruza con la anterior en Navalaviga, atraviesa el municipio de El Espinar desde Los Ángeles de San Rafael hasta el Ventorro en el término de Navas de San Antonio.

Muchos de estos caminos eran y son vías pecuarias, destinadas al tránsito del ganado. Se distinguen por su anchura, que va desde las 90 varas, algo más de 75 metros, de las cañadas, a las 45 varas, unos 37 metros y medio, de los cordeles, y las 25 varas, unos 21 metros, de las veredas.

Otra denominación común para las vías pecuarias es la de colada, como las de Cañadas Hondas y Lucas Gómez en El Espinar.

Las pistas forestales tienen como principal función, según su nombre indica, las labores de conservación y aprovechamiento del bosque.

En esta guía, se ha procurado evitar, salvo en algún momento puntual y excepcional, el paso por carreteras en las que el tráfico de vehículos de motor puede constituir un peligro para los caminantes y, en cualquier caso, perturba su caminar.

Las señales de los senderos GR blancas y rojas, como las que se pueden ver en la imagen, aparecen en puntos muy diversos:

Señales de los senderos

Paseos y excursiones

Se han dividido los itinerarios en dos grupos: 

  • En el apartado de Paseos se han incluido los itinerarios más sencillos o cuyo recorrido a pie no supera las cuatro horas de duración.
  • En la parte de Excursiones se han agrupado las marchas de mayor dificultad o duración superior a las cuatro horas. 

Consejos prácticos 

  • Se aconseja llevar siempre agua potable pues, aunque en algunos itinerarios se pasa por fuentes, estas pueden estar secas, dependiendo de la época del año, o haber sido contaminadas por el ganado u otros factores. Algunos frutos secos y algo dulce son una buena ayuda en momentos de desfallecimiento.
  • Ponerse ropa y calzado apropiados, y gorra para protegerse del sol.
  • Hay recorridos que se pueden hacer sin necesidad de utilizar coche u otro vehículo de motor. En otros, es aconsejable ir en coche hasta el punto de partida para ahorrar tiempo. Entre los distintos núcleos que integran El Espinar funciona un servicio de microbuses de la empresa Saiz Garrido, cuyos horarios están a disposición de los usuarios en la Oficina de Turismo, situada en una dependencia a la derecha del edificio del Ayuntamiento, y en este enlace.

Parque Natural Sierra de Guadarrama

El término municipal de El Espinar entra dentro de los límites del Parque Natural Sierra de Guadarrama, declarado el 14 de enero de 2010.

Este espacio natural se caracteriza por la gran variedad de condiciones ambientales, entre las que destacan el relieve de montaña de la sierra de Guadarrama y la distinta orientación de las unidades montañosas que la forman.

La abundancia de bosques de pino silvestre que tapizan las laderas de sus montes, así como los robledales, encinares y sabinares de las zonas más bajas, dan cobijo a una fauna de excepcional valor, con alguna de las especies más características de la península Ibérica, como el águila imperial ibérica, el buitre negro o la cigüeña negra.

Un extraordinario plató de exteriores

Los espacios naturales del municipio de El Espinar, en especial los frondosos montes de la Garganta y Aguas Vertientes, han atraído a distintas productoras en su búsqueda de exteriores para el rodaje de numerosas películas. 

También, la plaza de toros, la ermita del Caloco, la Corredera, el Ayuntamiento, el cementerio municipal, bares, rincones y diversas mansiones señoriales han servido de escenario a muchos rodajes.

La gente del cine ha llegado con frecuencia a este pueblo, sembrando ilusiones entre algunos y repartiendo efímeros jornales entre otros. Volvemos a verlos con alegría cuando se estrena la película o la pasan por televisión.

El Espinar continúa siendo un lugar preferente de localización para el rodaje de películas y series de televisión.

En esta guía dedicamos tres paseos al cine, lo cual nos permite además recorrer sitios representativos de la villa.

Ríos y arroyos de El Espinar

El término municipal de El Espinar está regado por tres cursos de agua con categoría de ríos y por innumerables arroyos.

Esta red acuática es tenida muy presente en esta guía sobre todo por su belleza y valor medioambiental, pero también por facilitar el acceso de los caminantes a zonas especialmente abruptas o escarpadas.

Red de ríos y arroyos del municipio de El Espinar:

Río Moros

La corriente principal, el río Moros, ha abierto con su fluir a lo largo de los siglos el incomparable valle de la Garganta de Rui Vázquez o Velázquez y proporciona el agua que nutre los dos embalses, el del Vado de las Cabras y el mayor del Tejo o las Tabladillas, que abastecen al municipio.

Río Gudillos

El río Gudillos, que tan presente ha estado y sigue estando en la historia de San Rafael, tiene su principal escenario natural en el Baldío y resiste la presión de carreteras y autopistas a su paso por el mencionado núcleo de población.

Río Voltoya

El río Voltoya tiene una menor presencia en el territorio espinariego, dentro del cual nace y en el que transcurre su curso alto.

Es el río que riega la estepa de Campo Azálvaro, conservada hasta hoy en su agreste naturaleza, y alimenta el embalse de los Serones, ya en la provincia de Ávila.

Si observamos los montes que configuran Aguas Vertientes y la sierra de Malagón, formando una gran cadena al sur del municipio, advertiremos que son horadados por una serie de arroyos que, con sus correspondientes vaguadas y collados, constituyen otras tantas vías para acceder a los pinares que pueblan tales parajes.

A ambas márgenes de la mayoría de los arroyos discurren caminos, muchos de los cuales recorremos en los itinerarios propuestos en esta guía.

Arroyos

Comenzando al oeste del Alto del León, podemos enumerar los siguientes arroyos más importantes. Los de la Gasca, Mayor, de la Hiedra y de la Gargantilla (en Aguas Vertientes) desembocan en el río Gudillos y este lo hace en el río Moros.

El de Prado Goyato recibe al de las Barrancas, luego al del Boquerón, pasando a formar el de la Soledad, que a su vez desagua en el de la Pililla y este en el de la Tejera, el cual vierte en el río Moros.

También afluyen al de la Tejera, que en su curso alto se denomina de la Cerca Portillo, los arroyos de la Chorlera, de la Granjera, del Endrinal, del Guijo y del Castro.

Desembocan en el río Moros en la Garganta los arroyos de Blasco Malo, de Cardosillo, de los Guijos, del Retamalón, de los Horcajos, de los Hornillos, del Patarro, de Tirobarra, de los Ojos, del Tejo, de la Vaqueriza, de la Gargantilla (en la Garganta) y del Mostajo, mientras que el del Cuervo lo hace en el río Gudillos.

El nombre de El Espinar

¿Cuál es el origen del nombre de El Espinar?

El nombre del municipio proviene de la gran variedad de arbustos espinosos que salpican su paisaje.

Uno de ellos es el rosal silvestre o escaramujo, Rosa canina, cuyos frutos ovalados de color rojo son conocidos con el nombre vulgar de tapaculos, que hace referencia a sus principios astringentes.

Rosal silvestre en flor:

Rosal silvestre en flor

Otro arbusto muy extendido es el espino albar o majuelo, Crataegus monogyna, con frutos también de color rojo, parecidos a los del rosal silvestre, y que se distingue de este sobre todo por sus hojas lobuladas.

Frutos del majuelo:

Frutos del majuelo

 

El Espinar

El municipio de El Espinar se compone de varios núcleos de población, los cuatro principales son la Villa de El Espinar, San Rafael, la Estación de El Espinar y Los Ángeles de San Rafael. En conjunto, cuenta con cerca de 10.000 habitantes.

Desde Madrid, se puede llegar a El Espinar por la N-VI o por la AP-6. Desde Segovia, por la N-603 o por la AP-61. Desde Ávila, por la SG-500, por la N-VI o por la AP-51. La línea de tren Madrid-Segovia tiene estaciones en San Rafael, La Estación de El Espinar y Los Ángeles de San Rafael.

San Rafael

San Rafael es el segundo núcleo en importancia de El Espinar.

Su privilegiada situación junto al pinar de Aguas Vertientes y las fáciles comunicaciones por la carretera N-VI, la autopista AP-6 y la N-603, así como el apeadero en la línea férrea Madrid-Segovia, lo han convertido desde principios del siglo pasado en un centro de veraneo y de atracción turística.

La Estación de El Espinar

Este núcleo se desarrolló por la influencia de la estación del ferrocarril Madrid-Segovia, que le da nombre, y por el aprovechamiento forestal de la madera de los pinares de la Garganta y del Baldío.

Su auge como lugar de veraneo y de turismo de montaña ha reemplazado a las antiguas serrerías, hoy desaparecidas.

Los Ángeles de San Rafael

Los Ángeles de San Rafael ha crecido espectacularmente desde sus inicios en los años sesenta cuando fue aprobada la urbanización de la finca El Carrascal. Pertenece a los municipios de El Espinar, Otero de Herreros y Vegas de Matute.

Cuenta con buenas comunicaciones, gracias al apeadero de Renfe, líneas de autobuses y la proximidad de la carretera N-603 y de la autopista AP-61. Para el disfrute del ocio dispone de hoteles, restaurantes, bares de copas, cine, piscina comunitaria, centro spa e instalaciones para practicar deportes, como tenis, pádel, cable esquí, fútbol, fútbol sala, fútbol 7, golf e hípica.

*Puede encontrar más información sobre cómo llegar al municipio y planos y datos de los núcleos del municipio en este enlace.

Paseo por San Rafael y La Estación

Características de la ruta

  • Nivel: **
  • Época recomendable: Todas.
  • Distancia aproximada: 9,5 km.
  • Duración aproximada: 3,5 horas.
  • Perfil de altitud: Subida suave desde el apeadero de San Rafael hasta las proximidades de la fuente de los Navazos (1.350 m.) y muy suave el regreso por la N-603.

Descripción de la ruta

Este paseo se inicia en la Avenida del Alto del León de San Rafael en la esquina con la calle del Apeadero. Nos dirigimos por esta calle al apeadero, cruzamos la vía por la parte del andén más al oeste y atravesamos la alambrada por un hueco abierto en la misma. Continuamos por un camino a la derecha que sube entre pinos.

Paseo por San Rafael y La Estación

Al abrirse el bosque, llegamos a una bifurcación: un camino se dirige hacia el este y otro gira hacia el oeste para subir a Cabeza Reina. En esta ocasión nosotros cogemos el del este, bordeando el cerro de Majada Alta y pasando por debajo de una línea de alta tensión.

Bajo un segundo tendido eléctrico giramos hacia el noroeste por el camino de las Carboneras y encontraremos a nuestra izquierda la fuente de los Navazos.

Continuamos caminando siempre hacia el noroeste y, antes de llegar a las primeras casas de la Estación de El Espinar, torcemos hacia el norte por un camino que traza una curva alrededor de este núcleo de población.

Por un sendero, pasado el arroyo Bollos, bajamos a la carretera de la Garganta, que seguiremos hacia el oeste cruzando todo el enclave.

Veremos a nuestra izquierda la iglesia de San Antonio, sencillo edificio blanco con una fachada de aire colonial coronada por una espadaña con campana.

Fuente de Venancio Blanco

A nuestra derecha se encuentra la plaza del Caño, con jardines y una fuente rematada por un cisne, escultura de Venancio Blanco.

A continuación, las pistas de tenis donde a principios de agosto se montan las instalaciones del torneo internacional Villa de El Espinar.

Si queremos visitar la estación del ferrocarril, que da nombre a este núcleo de El Espinar, tendremos que cruzar la vía a nuestra derecha y volver a girar a la derecha por la carretera del paso a nivel.

Estación del ferrocarril en la Estación de El Espinar

A escasos metros de la estación podemos contemplar la esbelta chimenea, conocida como torre de la Cigüeña por el nido que la remata, que formó parte de una de las tres fábricas de maderas que en la primera mitad del siglo XX contribuyeron, junto con el ferrocarril y la explotación del monte de la Garganta, al desarrollo laboral y económico de la Estación.

Chimenea y restos de un antiguo aserradero

Volvemos a la carretera de la Garganta, que tiene una cómoda acera por la que andar sin pisar la calzada, hasta ir a parar a una rotonda frente a la estación de autobuses de San Rafael.

La carretera N-603 cuenta también con amplias aceras, por las que podemos llegar a la avenida del Alto del León, eje vital de San Rafael y término de nuestro paseo.

Paseo del Prado Goyato

Características de la ruta

  • Nivel: **
  • Época recomendable: Primavera, Verano, Otoño.
  • Distancia aproximada: 6,5 km.
  • Duración aproximada: 2,5 horas.
  • Perfil de altitud: Subida larga, pero no muy pronunciada, desde los 1.340m de la zona recreativa del arroyo de Prado Goyato junto al puente de la pista forestal hasta los 1.676 del collado de las Lagunas y casi llano hasta las Lagunas (1.671m).

Descripción de la ruta

El arroyo del Prado Goyato hace honor al nombre de esta ladera de Aguas Vertientes, junto con el arroyo de la Gasca, el Mayor y el de las Barrancas. El arroyo cuyo cauce vamos a seguir en esta marcha hasta su nacimiento no se seca, como otros, en el pleno rigor del verano.

Paseo del Prado Goyato

Como ya se ha indicado en la introducción de esta guía, el arroyo de Prado Goyato continúa su curso después de cruzar la pista forestal El Espinar-San Rafael, recibiendo primero, cerca de la estación de servicio de la carretera de Ávila, al arroyo de las Barrancas y más abajo, en una rotonda de la zona de los Concejos, uniéndose al arroyo del Boquerón para formar juntos el de la Soledad.

Nosotros vamos a iniciar nuestro recorrido en el merendero con bancos y mesas de piedra que hay junto a la mencionada pista forestal pasado el curso del arroyo. En su cauce podemos ver una caseta también de piedra, con el tejado cubierto de musgo, que servía de registro a una antigua conducción de agua.

Curso del Arroyo Goyato

Atravesamos la explanada para internarnos en el bosque por un camino que asciende hacia el sur, bordeando un tupido helechal con el arroyo a nuestra derecha.

En algún momento de la subida tendremos que apartarnos del arroyo, pues su orilla es intransitable, y buscar un camino más empinado por la ladera a nuestra izquierda.

Hay caminos que en tiempo de lluvias se convierten en cauces de agua, haciendo la competencia al mismo arroyo.

Cruzamos el camino del Ingeniero, que en esta ocasión no tomamos, y llegamos por fin al collado de las Lagunas, así llamado por las extensiones de agua que se forman en su superficie, que se secan en verano, pero que por el subsuelo alimentan el arroyo de Prado Goyato.

Collado de Las Lagunas

Pasamos a la otra margen, la izquierda del arroyo, cuyo nacimiento, como el de muchos de estos arroyos, se forma de sucesivos cursos de agua, que desaparecen y vuelven a aparecer hasta que la corriente se vuelve continua, con pequeñas cascadas y numerosos meandros. Esta es una caminata para disfrutar del sonido relajante que hace el agua y de la belleza de su incesante correr.

Para el descenso tomamos el camino que discurre por la orilla izquierda del arroyo, que por tanto tendremos a nuestra derecha.

Observemos el arbolado predominante de pinos silvestres, lo que no impide que encontremos algún ejemplar de tejo, junto a matorrales de retamas, estepas y escaramujos.

El pinar se abre de cuando en cuando en praderas más o menos amplias, en las que puede pastar el ganado vacuno. No es extraño divisar corzos y, más infrecuente, algún zorro de cola rojiza.

El camino nos devuelve a la pista forestal, donde concluye nuestra excursión.

Paseo por San Rafael

Características de la ruta

  • Nivel: *
  • Época recomendable: Todas.
  • Distancia aproximada: 3,125 km.
  • Duración aproximada: 1 hora.
  • Perfil de altitud: Recorrido urbano. Algunas calles en suave cuesta. De 1.250 a 1.300 m.

Descripción de la ruta

Vamos a dar un paseo por el núcleo urbano de San Rafael y por el bosque de sus inmediaciones, que nos va a llevar menos de dos horas.

Paseo por San Rafael

La plaza de Castilla, con su templete y quiosco, lugar donde se emplazaba la casa de postas que dio origen a San Rafael, será el punto de partida de nuestro recorrido.

Cruzamos la avenida del Alto del León y nos detenemos a contemplar el sencillo monumento erigido en 1990 para conmemorar el bicentenario de San Rafael.

Subimos por la calle de Serrano y giramos a la izquierda por la primera bocacalle, que es el hermoso paseo Rivera, flanqueado por longevos cedros, en el que se conservan antiguas y misteriosas villas.

Paseo Rivera de San Rafael

En el extremo oriental de este paseo se alza la reproducción en granito de una mira en homenaje a Rafael Alberti. De frente vemos el colegio y, torciendo a la derecha, encontramos el campo de fútbol y el parque municipal.

Aquí, hacia el oeste, arrancan la calle de Quintana y la avenida de Santa Teresa, que ocupan el antiguo cordel de los Pastores y que hoy presentan un grato parque lineal, con un sendero en su parte más al sur que permite a los paseantes caminar sin ser estorbados por el tráfico de coches.

Avenida Santa Teresa de San Rafael

La avenida de Santa Teresa termina en la calle Pinar, por la que ascendemos en dirección sur y nos internamos en el pinar, con el arroyo Gargantilla a nuestra derecha y la residencia de tiempo libre Casona del Pinar a nuestra izquierda.

Dejando atrás las últimas casas, llegamos a una explanada en la cual tomamos un sendero hacia el este, bordeado a la izquierda por robles y a la derecha por pinos. Este sendero nos lleva a una pradera en cuyo centro subsisten los restos de una casamata de la Guerra Civil.

Estamos en los altos de la calle de Serrano, por la que descendemos rodeando la urbanización de la Calzada y torciendo a la izquierda por un camino no asfaltado para salir a la calle de Gil Becerril, que lleva el nombre de uno de los pioneros de esta localidad y en la que se encuentran la iglesia de San Rafael, el centro de jubilados, la biblioteca y el centro cultural, frente a antiguas villas llenas de encanto y con amplios jardines.

Una villa con encanto

Por la calle de Gil Becerril desembocamos en la avenida del Alto del León. Siguiendo por cualquiera de sus aceras hacia el puerto, podemos concluir el paseo tomando unas tapas y bebidas en uno de los numerosos bares o restaurantes que existen en esta avenida.

Ruta de Los Peñoncillos

Características de la ruta

  • Nivel: **
  • Época recomendable: Primavera, Verano, Otoño.
  • Distancia aproximada: 5,5 km.
  • Duración aproximada: 3 horas.
  • Perfil de altitud: Partimos de una altura de 1.350 m. en la pista forestal, frente al depósito de agua, donde hemos aparcado el coche. Desde aquí, y en continuada subida con tramos de pendiente variable, alcanzamos los 1.578 m. del peñón de Juan Plaza. Coronamos el collado de la Yegua a los 1.750 m., máxima altitud de nuestra excursión, y ya en continuo descenso llegamos a uno de los peñones de la Mata Roja con 1.486 m.

Descripción de la ruta

Iniciamos esta excursión en la pista forestal El Espinar-San Rafael, a la altura del depósito de agua de este último núcleo. Hasta aquí podemos llegar andando por la pista, o trasladarnos en coche y dejarlo aparcado en un entrante justo enfrente del depósito, al otro lado de la pista.

Ruta de Los Peñoncillos

En este entrante hay una puerta. Si la franqueamos, podemos ascender por un camino trocha muy empinado y abrupto que va directo al peñón de Juan Plaza. Para mitigar en lo posible la subida, caminamos por la pista en dirección a El Espinar, entramos por la siguiente puerta a nuestra izquierda y subimos por una senda más suave hasta dar con el camino del Ingeniero, por el que giramos en dirección contraria. Nada más pasar el arroyo de la Mata Roja, dejamos ese camino y acometemos el ascenso por la trocha mencionada, que procuramos bordear por senderos en curva para llegar al peñón de Juan Plaza. Este peñón debe su nombre al mítico bandolero, figura entre la historia y la leyenda, que tal vez se refugiara en la famosa cueva Valiente. Desde la altura del peñón se contempla una espléndida panorámica de San Rafael, Cabeza Reina y el Quintanar.

El peñón de Juan Plaza con el Quintanar al fondo

Al sur del peñón de Juan Plaza, por terreno mullido y poco empinado subimos al camino alto del Ingeniero, que cruzamos y, a partir de aquí y en dirección suroeste, en diagonal a las curvas de nivel, llegamos al pintoresco collado de la Yegua, al que accedemos por un portillo en la alambrada de separación de los términos de El Espinar y Peguerinos. Este portillo se halla entre dos de los cuatro o cinco Peñoncillos altos, quedando el resto de ellos alineados hacia el oeste. Este grupo de peñones es el que en el mapa del Instituto Geográfico Nacional se denomina el Peñoncillo y forma una hilera de rocas con agudas crestas. Al sur, y también en el término de Peguerinos, se levanta el farallón en el que se abre la cueva Valiente.

Vista desde el peñón de Juan Plaza

Bajamos de regreso partiendo del portillo de la alambrada de separación de términos, en dirección norte y próximos a un arrastradero, que procuraremos bordear por senderos en curva hasta el camino alto del Ingeniero, por el que caminaremos unos metros hasta el mismo arrastradero y desde él, de nuevo por un arrastradero, descendemos a otros peñones, también conocidos como Peñoncillos, o peñones de la Mata Roja, a los que se puede trepar para divisar magníficas vistas.

Los Peñoncillos Altos

Cogemos el mismo arrastradero por el que hemos descendido hasta este punto, bordeándolo igualmente por senderos en curva, hasta encontrar, ya muy próximo, el camino del Ingeniero, desde el que ya vemos la pista forestal, comienzo de nuestro recorrido.

Compartir en Facebook
0